N2T

La liberación de todos los rehenes detenidos en las cárceles ecuatorianas: Un paso hacia la seguridad y la paz

Advertisement

La liberación de todos los rehenes detenidos en cárceles ecuatorianas

El presidente de Ecuador, Daniel Noboa, ha autorizado la liberación de presos de siete regiones distintas.

Según la agencia estatal encargada de las prisiones (SNAI), todo el personal y los guardias que estaban retenidos por los presos en las cárceles ecuatorianas fueron liberados durante la noche del sábado al domingo.

“Los protocolos de seguridad y el trabajo conjunto con la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas concluyeron con éxito con la liberación de todos los… que estaban detenidos en los distintos Centros de Privación de Libertad (CPL) del país”, según un comunicado emitido por la autoridad.

La liberación de los detenidos de siete provincias a lo largo de Ecuador, desde la frontera norte con Colombia hasta la frontera sur con Perú, fue verificada por el presidente Daniel Noboa, quien la semana pasada fue blanco de organizaciones de narcotráfico.

Lo logramos. Según un video compartido en las redes sociales, un guardia de prisión expresó su gratitud porque todos pudieron escapar de manera segura. El hombre estaba acompañado de una bandera ecuatoriana mientras se paraba frente a los otros guardias que fueron liberados del centro de detención en la región andina sur de Cotopaxi.

En otro video, se escucha a un guardia de prisión decir: “De acuerdo, de acuerdo, gracias”, después de su liberación el sábado.

Tras la liberación del sábado de 41 personas (24 guardias y 17 trabajadores) en coordinación con la Iglesia Católica, según un informe anterior de la SNAI todavía quedaban 133 guardias y 3 personal administrativo en cautiverio. Otros ya habían sido liberados.

La administración de la cárcel informó de 178 personas en cautiverio el jueves.

Aproximadamente veinte grupos utilizan las cárceles como base desde la cual infundir miedo y imponer su brutal dominio. Lo que antes se consideraba una nación tranquila, el embate se está llevando a cabo en represalia por las medidas estrictas del gobierno de Noboa contra estas organizaciones.

Confinados a más de mil
Uno de los narcotraficantes más famosos desapareció de su cárcel en la ciudad portuaria de Guayaquil (suroeste) el pasado domingo, desencadenando una crisis que persiste desde 2021 y que ha resultado en casi 460 muertes entre los presos.

Se produjo una ola de violencia después de que Adolfo Macías, también conocido como “Fito”, el líder de la facción criminal principal del país llamada “Los Choneros”, escapara. La ola incluyó 19 muertes, disturbios en las prisiones, presos reteniendo a empleados y guardias, secuestro de policías, decenas de presos fugados, ataques explosivos y vehículos incendiados.

Quienes estén a cargo de investigar los “hechos” en las prisiones enfrentarán consecuencias, según el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad (SNAI).

La provincia de El Oro se encuentra en el suroeste del país, cerca de la frontera con Perú. El sábado, el SNAI informó de que un guardia había muerto como resultado de los enfrentamientos con los detenidos, elevando el número total de muertos a diecinueve en los últimos siete días.

Además de 1.105 presos, se disparó a ocho “terroristas”, se asesinaron a dos policías y se recapturó a veintisiete reclusos, según las autoridades.

Se ha implementado un toque de queda de seis horas, que comienza a las 11 p. m., hora local (o a la 1 hora de Brasilia), y un estado de excepción de 60 días en todo el país, incluyendo en las cárceles, mientras cientos de tropas y policías continúan con la búsqueda de Fito.

Colombia alberga los mayores campos de coca del mundo, y el Ejército colombiano cree que Fito cruzó hacia su país.

“Venceremos”
En una entrevista con la BBC el viernes, Noboa prometió no retroceder frente a la creciente presión y violencia de las facciones contra el estado. “Creo que venceremos y no dejaré de luchar hasta lograrlo”, dijo.

Desde sus oficinas criminales en las cárceles, los capos de la droga supervisan el comercio, dirigen asesinatos, manejan el dinero de sus crímenes y se involucran en violentas luchas de poder con sus enemigos.

Durante mucho tiempo, Ecuador fue un refugio seguro para el narcotráfico. Sin embargo, recientemente, las bandas del país se han unido para luchar contra el estado y reclamar el control del territorio, convirtiendo a Ecuador en un nuevo bastión del narcotráfico hacia Estados Unidos y Europa.

La tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes ha aumentado de 6 en los últimos cinco años a 46 en 2023, y ha estallado un conflicto interno, similar a lo que ocurrió en Colombia hace un siglo, pero con el añadido de las cárceles descontroladas.

El gobierno de Noboa planea construir dos prisiones “supermax” con una capacidad combinada de casi 3.000 para albergar a los delincuentes más peligrosos. Además, abogó por la construcción de barcos prisión.

El martes, como parte de su embate contra el narcotráfico, atacaron una estación de televisión con transmisión en vivo, lo que causó gran conmoción y tuvo consecuencias en todo el mundo.

Trending Topics