N2T

El ascenso de los BRICS: Desdolarización y enemistad hacia Estados Unidos

Advertisement

Los Brics están creciendo en poder como un movimiento de desdolarización y un enemigo de los Estados Unidos. A partir del 1 de enero, se unirán a las filas de las naciones en desarrollo que incluyen Sudáfrica, Irán, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Etiopía y Egipto, Brasil, Rusia, India y China.

Con el comienzo de un nuevo año, comienza un nuevo capítulo para los Brics y la arena política global. Irán, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Etiopía y Egipto se unirán al grupo hoy. Originalmente, Brasil, Rusia, India y China crearon la organización, y Sudáfrica ha sido miembro desde 2011. Como resultado de su crecimiento, el grupo de naciones en desarrollo representa hoy el 43% de la población mundial y el 27% del PIB.

El pasado viernes, Argentina renunció formalmente a la organización. A pesar de eso, el candidato ultra derechista a la presidencia Javier Milei dijo que no votaría con “comunistas”, una palabra que se ha llegado a referir a varios de los países del Brics. Aunque el gobierno brasileño estaba inicialmente en contra de la expansión debido a preocupaciones sobre la disminución de su autoridad, esta decisión es una decepción para ellos, incluso si no sorprendió a Brasilia. Incluso si la votación para expandir el grupo fallara, tener al aliado sudamericano allí beneficiaba los intereses regionales de Brasil y mostraba un esfuerzo por contrarrestar el liderazgo inherente de China.

Antecedentes: ¿Por qué cada país miembro quiere ver crecer a los BRICS?
Aunque algunos miembros de los Brics, como Brasil y la India, trabajan para disipar esta idea, algunos analistas creen que las bases económicas principalmente del grupo lo han convertido en una fuerza antagonista contra la hegemonía de Estados Unidos, especialmente a la luz de la reciente escalada de tensiones entre Beijing y Washington. Uno de los objetivos principales es fomentar una economía mundial que no dependa del dólar.

Después de criticar repetidamente la supremacía del dólar el año pasado, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva se ha convertido en uno de los defensores más destacados de la desdolarización. “Un mundo con más opciones además del dólar” sería intrigante para Brasil, según Maurício Santoro, científico político y profesor de Relaciones Internacionales en la Uerj. A pesar de que menos del 1% de las transacciones brasileñas se realizan en yuanes, el 90% se realiza en dólares, el principal socio comercial del país es Beijing.

Según Santoro, quien habló con GLOBO, el movimiento reduciría los costos de las transacciones y facilitaría que las empresas brasileñas ingresaran al sector financiero chino si comenzaran a comerciar con China en moneda china. – Brasil tiene mucho que ganar políticamente y económicamente del plan del presidente Lula de fortalecer los lazos con las naciones del Sur Global.

El aumento en el poder de negociación es otra ventaja, dice el economista y presentador del podcast Petit Journal, Daniel Sousa.

“Si el sistema se vuelve multipolar, su capacidad de negociación aumenta”, dice, refiriéndose a naciones como la India y Brasil que no quieren imponer sus monedas como hegemónicas. – “Eso no nos preocupa”, incluso dijo Estados Unidos en respuesta a la expansión [de Brics]. Porque no dirían nada si no estuvieran preocupados, lo cual es la mayor evidencia de que nos molesta.

Para empezar, la dolarización de la economía tiene la ventaja de hacer que los Estados Unidos sean menos vulnerables a las fluctuaciones en el valor de la moneda. Con todos los precios expresados en dólares, los estadounidenses tienen una variable menos de la que preocuparse, según el economista.

Estados Unidos también obtiene un tremendo control sobre la dinámica del sistema financiero global, incluida la cantidad de dinero en circulación, como resultado de la dolarización. Sousa afirma que la propiedad mayoritaria del país en el Fondo Monetario Internacional (FMI) asegura que mantiene su posición como principal banquero y prestamista global.

¿Yuan o moneda común como alternativas al dólar?
Lula abogó repetidamente por el establecimiento de una moneda única para el comercio internacional hasta el año 2023. Incluso antes de que tuviera un nombre, el sur, el presidente prometió investigar la posibilidad de una moneda para las transacciones con Argentina y otros países de América del Sur durante su visita cuando Alberto Fernández todavía estaba en el cargo. Lula luego propuso un sistema similar para el comercio de los Brics. Según las entrevistas de expertos de GLOBO, existen varios factores que hacen que este tipo de programa sea muy improbable de ejecutar.

Hay un problema importante con la operación. Según Coelho, sería necesario un Banco Central, tal vez incluso uno internacional. – Los líderes políticos y los bancos centrales de cada nación tendrían que trabajar juntos para cambiar sus políticas macroeconómicas.

Es necesaria una “convergencia de políticas económicas”, y Santoro reconoce esto.

– Tomando a Europa como ejemplo, el camino hacia el euro fue arduo; llevó décadas de discusiones y, una vez que finalmente llegaron a un acuerdo, tuvieron que hacer varias promesas. No es fácil lograr que naciones con grados de desarrollo tan diferentes, como los Brics, lleguen a un acuerdo, y tampoco es trivial.

Mayor interés: la internet brasileña nunca ha estado tan interesada en el término “brics” como en el año 2023.
Otro obstáculo que Sousa tendría que superar es la idea de una nueva moneda única. Debido a que el yuan ha sido reconocido por el FMI desde 2016, afirma, es más probable que el yuan sea el punto focal a medida que los Brics se expanden. Debido a su crisis monetaria, Argentina ha recurrido a pedir dinero prestado a Beijing para saldar su obligación con la organización.

Dado que este dinero no estaría en circulación y solo se usaría para compensación entre las naciones participantes, señala que persuadir a los actores económicos para que lo acepten como pago es el problema principal para implementar dicho esquema.

Coelho cita el hecho de que las naciones de los BRICS no siempre tienen buenas relaciones entre sí como otra razón por la que el yuan lo está haciendo bien, ya que Beijing es el socio comercial común entre todos ellos. Teniendo en cuenta que el yuan fluía exclusivamente dentro de China continental hasta 2003, cree que la importancia del yuan ha aumentado significativamente en los últimos veinte años.

Sin embargo, Santoro cree que el yuan debería tener mucho más peso en el escenario internacional que la moneda china. Afirma que la internacionalización del yuan chino se ve obstaculizada por el hecho de que el gobierno continúa implementando varias regulaciones sobre su circulación.

Según Santoro, el crecimiento de los Brics está solidificando un nuevo orden multipolar, con la desdolarización como uno de los elementos de su agenda de reforma geopolítica. Sin embargo, en su opinión, el dominio del dólar solo puede ser desafiado por una fuerza mucho mayor.

– En los últimos dos siglos, las principales revoluciones o guerras han estado asociadas con cambios en las divisas globales. Esto sucedió con la libra esterlina, la moneda de facto estándar después del triunfo de Gran Bretaña sobre Napoleón. El dólar como lo conocemos hoy no habría sido posible sin el triunfo estadounidense en las dos guerras mundiales y la posterior caída del imperio británico. Se requeriría algo equivalente para el ascenso del yuan o cualquier otra moneda.

Trending Topics